Tasa Google. ¿Es la hora de que pasemos todos por caja?

Dese que el mismo momento que nos despertamos hasta el ultimo minuto antes de acostarnos, la sociedad en la que vivimos se encuentra inmersa en un mundo 100% digital.

Las noticias ya no se ven principalmente en los telediarios, sino que las buscamos por Internet en las páginas web o aplicaciones.

Las Redes Sociales nos acercan a las personas que queremos y no pueden estar cerca. ( Sobretodo en la época que nos encontramos de gran distanciamiento social)

Trabajamos y vivimos de forma digital Es muy común que todos nosotros tengamos una cuenta por lo menos en un servicio de correo electrónico de Gmail, Hotmail, icloud…. y usemos también su plataforma de nube gratuita que nos ofrecen estos servicios.

El entretenimiento tampoco se escapa a esta cultura digital. Muchos de nosotros tenemos nuestra suscripción a Netflix, HBO o Amazon ( principal proveedor de compras online del mundo) por un módico precio.

Nuestra vida en clave digital

Gran parte de nuestra vida habla en lenguaje binario y el verdadero problema es que creemos que eso nunca va a cambiar y que esto solo es el principio de un progreso que entendemos que no tiene limites.

En innumerables ocasiones que he tenido que explicar a mi padre como funciona una nube, los servicios de google o como funciona una red social, y el en su mente de Ingeniero del S.XX siempre me hace una pregunta ¿y todo esto quien lo paga?

Cuando nos conectamos a Facebook, Twitter, Youtube (versión gratuita), o mandamos un email desde nuestro Gmail, el coste del servicio para el cliente es CERO.

Bueno más bien eso es lo que parece porque en esta vida nada es gratis. El ecosistema digital esta preparado para que nosotros no paguemos por los servicios que utilizamos, sino que lo hagan las empresas por los datos que inconscientemente entregamos por todos esos servicios.

Las empresas están deseosas de saber donde vivimos, que edad tenemos, que nos gusta comer o vestir entre otras multitud de cosas que utilizan para mandar sus anuncios segmentados. Pero ¿Que pasaría si esto dejara de ser rentable?

Internet de Pago

¿Os imagináis que de la noche a la mañana Facebook nos empezara a cobrar una suscripción de 7,99€ al mes por entrar en su plataforma? ¿Que Whatsapp hiciera lo mismo?

¿Os imagináis que Gmail dejara de ser gratis y sus servidores comenzaran a cobrar?

¿Que Netflix pasara a costar 15,00€ al mes? ¿O que Amazon Prime costase 60€ al año?

Puede parecer una idea rara o que incluso 15€ a algunos les parezca incluso hasta asumible, pero para otras personas les parecerá que no y dejarían de utilizar el servicio y habría que volver a recalcularlos costes divididos entre menos usuarios aumentando el coste y así sucesivamente hasta que las empresas tengan que cerrar y nuestra vida digital fuera directamente a cuidadoso intensivos.

El ecosistema digital esta perfectamente en equilibro para que la economía digital avance y todos avancemos con ella.

Un incremento en el precio de cualquier precio y sobretodo en los gratuitos puede ser un error fata para la innovación y el desarrollo digital que nos condenaría como país a décadas de retraso con respecto a otros países.

¿Puede pasar esto?

La respuesta es SI. En el día de ayer se aprobó en el congreso los tramites para crear la ley de algunos servicios digitales o la también llamada «TASA GOOGLE»

La Tasa google quiere que las grandes empresas digitales como Amazon, google, facebook, apple,netflix paguen impuestos en nuestro país.

Es cierto, que estas empresas utilizan ciertos mecanismos fiscales para tributar en otros países con cargas tributarias menores como Irlanda.

Pero aun así la tasa puede ser desproporcionada y que dañe muy seriamente a los servicios que ofrecen estas empresas.

¿Que grava este este impuesto?

Este impuesto grava los ingresos de facturación de las empresas tecnológicas que en el año anterior hayan tenido una facturación mundial de 750 millones de euros y en España una facturación superior de 3 millones de Euros.

El impuesto que se aplicara es el 3% de la facturación en España y se ingresara a final de año.

Este impuesto pretende gravar todos los servicios de publicidad digital segmentada que es la fuente principal de ingresos de estas compañías.

Han dejado claro que van a dejar fuera de este impuestos a las PyMES y Startup pero ¿Quedaran fuera?

Error fatal

Puede parecer justo que empresas que ganan mucho aporten al fisco en proporción a esas ganancias. Pero es malo que pase eso.

Como he señalado antes los servicios se van a encarecer. Los servicios publicitarios van a dejar de ser tan atractivos para las empresas y dejaran de contratar por lo que estas empresas buscaran monetizar sus servicios, lo que provocara que los usuarios bajen, los servicios se vuelvan más caros y las empresas que necesitan publicidad no vean estas empresas como atractivas oportunidades y dejen de invertir en ellas lo que provocara su desaparición en nuestro país.

Esto afectara a los ingresos de otros impuestos como el IVA Si estas empresas dejan de ingresar por publicidad ingresaran menos y pagaran menos impuestos conectados.

También provocara más paro y el cierre de empresas conexas o indirectas. En esta economía todo esta conectado y muchas empresas dependen de que a estas empresas las vaya bien. Cuando las primeras caen, los empleos de las empresas satélites van a caer con ellas.

Y por ultimo, si nos obcecamos como país vamos a sufrir duras sanciones al nuestra balanza comercial. EEUU y nos ha advertido que en el caso de que la Tasa Google avance y se instaure las restricciones de productos españoles sera grande y esto perjudicara a las exportaciones.

No debemos poner puertas al campo

Es obvio que las cosas tienen que cambiar, que estas empresas deben devolver parte de lo que nosotros les damos pero no de manera unilateral que afecte los intereses de las compañías tecnológicas, sino también a los nuestros.

Obviamente, los gobiernos tienen la potestad recaudatoria y fijar las normas del juego, pero deben mirar no solo en lo que van a ganar de una sola vez, sino en la calidad y la durabilidad del sistema. Si por las ansias de ingresar van a provocar que se entorpezca un sector vital como el digital no merece la pena