El espacio no es la última frontera…..

Una nueva era para soñar

El sábado por fin después de un intento fallido tres días antes volvimos a poder presenciar como se escribía una nueva linea en la historia de la tecnología, la innovación y de la carrera espacial.

Desde el Launch Complex 39 del centro espacial John F. Kennedy en Merrit Island, todo estaba preparado para que el Sabado 30 a las 21:22 horas española Los astronautas Douglass Harley y Roberet Behnken cumplieran con su cita en la historia y fueran los primeros astronautas en salir de nuestro planeta dentro la misión capitaneada por una empresa privada SpaceX.

Tal y como 51 años antes desde el mismo complejo y lanzadera otros astronautas tuvieron su momento con la historia, lo que pudimos ver como daba comienzo una nueva era para lo viajes espaciales privados.

La encargada de llevar a cabo esta hazaña tecnológica fue la capsula «Crew Dragon» fabricada por Space X , que volvía a los inicios. Inspirada en la capsula del Apollo XI pero modernizada.

Podemos afirmar que el gran vencedor de esta hazaña no es otro que el excéntrico CEO de SpaceX y u fijación con conquistar las estrellas teniendo como objetivo llegar algún día a pisar Marte.

Regulación espacial

Pero ahora nos debemos preguntarnos ¿De quien es el espacio ? ¿Quien tiene su titularidad o soberanía? ¿Existe derecho más allá del planeta tierra?

La respuesta es SI. Existe legislación internacional que regular mediante el instrumento del Convenio Internacional y la autoridad de las Naciones Unidas todas las relaciones más allá de nuestro planeta.

En lo que se llego a conocer en la década de los años 60 y 70 del Siglo pasado como La Guerra de las Galaxias se consiguió regular a la perfección como deberían llevarse en el futuro las relaciones entre los países y las organizaciones no gubernamentales que tuvieran que versar con el Espacio.

TRATADO SOBRE EL ESPACIO ULTRATERRESTRE

Como el Tratado más emblematico esta El Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre firmado y ratificado el 27 de enero de 1967 por las tres grandes potencias del momento EEUU, UK y URSS

Dicho Tratado a fecha de 2015 fue firmado por un total de 103 países. España fue uno de los primeros en firmarlo y ratificarlo ya que lo hizo el 27 de noviembre y 7 de diciembre del año 1968 por el método del consentimiento.

A grandes rasgos la legislación Ultrraterrestre se fundamenta en 3 pilares muy importante. El espacio es un lugar de Paz , es un espacio común a toda la humanidad y carga la responsabilidad de las acciones a los países firmantes del Tratado.

Debemos tener en cuenta que el Espacio debe ser un espacio pacifico prohibiendo en todo momento la colocación de cualquier arma nuclear o de destrucción masiva en el. Se prohibía por ejemplo que tanto la URSS, como EEUU colocaran armas en la atmósfera que pudieran ser utilizadas contra otro país soberano.

A su vez, es un espacio de ciencia y común a la humanidad. Tanto la luna, como cualquier cuerpo celeste se considera un Bien Común para la Humanidad. Lo que conlleva que ningún país puede apoderarse ni de la luna, ni de ningún cuerpo celeste. A su vez, esa declaración se extiende a cualquier material o recurso que se pueda obtener del espacio.

El Tratado también especifica las actuaciones que se pueden llevar a cabo en la luna (cuerpo celeste más próximo), bajo ningún concepto se puede reclamar su soberanía y tampoco se pueden hacer pruebas armamentísticas, ni de otro índole que pueda poner en peligro nuestro planeta.

El último aspecto importante a destacar radica en las operaciones no gubernamentales que se puedan llevar a cabo. Toda actuación que cualquier empresa que no sea pública debe ser auspiciada y en colaboración con un país firmante, siendo este ultimo el responsable de la actuación que pueda llevar la empresa en el espacio. Esto es importante, por ejemplo en el caso que nos ocupa. SpaceX por ejemplo, puede comercializar los viajes particulares pero siempre todas sus misiones deben estar al corriente EEUU ya que son los últimos responsables internacionales.

Debemos destacar que los avances y la tenacidad de Elon Musk y de SpaceX son el resultado de la búsqueda incansable de la innovación y los avances tecnológicos. El pasado sábado esa tenacidad también fue un bien común de la humanidad, se demostró que perseguir los sueños no es imposible y pudimos mirar a las estrellas y pensar que todo es posible. Ojala podamos seguir escribiendo lineas en la historia del progreso.