Redes Sociales ¿Guardianes de la verdad?

Redes Sociales

Esta mañana nos hemos levantado con una noticia que era un secreto a voces. El presidente Donald Trump ha firmado un decreto por el cual ordena a la Comisión Federal de las Comunicaciones para que clarifique la sección 230 de la Ley de Decencia de las Comunicaciones (Noticia completa pinchar AQUÍ)

Todo el problema comenzó cuando Twitter publico el martes un mensaje bajo uno de los tuits del presidente que era falso. La empresa se nego a retirar ese mensaje y suscito un debate abierto de como estamos siendo controlados por las redes sociales que no dejan de ser empresas privadas con intereses que no siempre se rigen por el bien público.

La justificación de la administración Trump sobre la necesidad de controlar la censura previa y el sesgo «liberal» que se imputa a estas plataformas radica en preservar el derecho de la libertada de expresión que tenemos como hombres libres.

Esta polémica decisión se traduce en que si se demuestra que una Red Social censura los comentarios de sus usuarios perderá la condición de Red Social para convertirse en Medio de difusión y por lo tanto, ser responsable de los comentarios vertidos por sus usuarios. Esto implicaría una sobre exposición de estas plataformas a litigios por personas que se hayan visto agraviadas por un vídeo, foto o comentario en la red.

En mi opinión Internet nació para ser libre y neutra, sin ser siervo y feudo de ningún tipo de ideología y que ninguna plataforma debe o puede ser el garante último de la libertad de expresión de las personas.

No podemos olvidar que las Redes Sociales son empresas privadas que ofrecen un servicio a los usuarios que conlleva una serie de condiciones que aceptamos sin mirar en el momento en el que registramos nuestro perfil, pero que eso no es óbice para permitir a estas empresas controlar los extremos de un derecho tan fundamental como la libertad de expresión.

El poder que hemos ido otorgando de manera voluntaria a empresas como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube es incalculable. La sociedad ya no podría vivir sin estas plataformas que a su vez sirven de altavoz para llegar a las masas para políticos, artistas, empresas….

Entonces, ¿Como podemos solucionar este problema? Tras las elecciones americanas pasadas han surgido los denominados bulos o Fake news que lo único que buscan es desinformar y causar alarma social, teniendo como punto álgido de ello la pandemia mundial del COVID19

Las redes sociales volver a replantearse sus objetivos y volver a la neutralidad y los valores de imparcialidad para los que fueron creadas. Las redes sociales no son medios de información sino plataformas democráticas donde las personas acuden a expresarse.

las legislaciones estatales tienen mecanismos suficientes para determinar desde la legalidad y la justicia los desequilibrios y las acciones atípicas que en ellas se lleven acabo. Y preservar desde la neutralidad la ponderación de los derechos enfrentados como son Derecho al honor y Derecho a la libertad de expresión.

Al final ahí esta el fondo del asunto. Como ponderar de manera virtual dos derechos fundamentales intrínsecos a la persona como son el honor y la libertad de expresión. Esta tarea no puede caer bajo un empresa privada sino que los propios estados deben velar por su respeto y ponderación y así se refleja en los ordenamientos.

En la legislación española por ejemplo:

  • Calumnias: imputar un delito conociendo su falsedad (prisión de 6 meses a 2 años y multas de 12 a 24 meses)
  • Injurias: Expresar un comentario sabiendo que es falso y lesione la reputación de una persona ( multa de 6 meses a 14 meses)
  • Protección civil Derecho a la propia Imagen LO 1/1982 don de se especifica que se puede acudir a los Tribunales para proteger a la imagen.
  • Delito de Revelación de Secretos: Publicación de información de secretos o imágenes sin autorización (Prisión 3 meses a 1 año multa de 6 meses a 12 meses)

Como podemos observar existe una gama de posibilidades para defender nuestro derecho al honor en la propia justicia y que no tiene que existir otra entidad que no sea la justicia como garante de los derechos o moralidad.

Obviamente las redes sociales deben velar por respetar ciertos limites legales al honor cuando superan con creces el delito (vídeos de contenido violento, pornográfico..), pero nunca superar el derecho a la libertad de expresión que tenemos como usuarios libres de la plataforma.